En este artículo hablaremos del tratamiento estético antiacné y cómo puede ayudar un médico de medicina estética.

Podemos definir el acné como una enfermedad inflamatoria de la piel que presenta una mayor incidencia entre los adolescentes. Si bien es cierto, que en los últimos años se ha detectado un incremento de casos en mujeres adultas. No es de extrañar, ya que el acné puede afectar a personas adultas y puede desencadenarse por cuestiones genéticas o ante una alteración hormonal. En cualquier caso, el mayor porcentaje de personas afectadas por esta patología se compone de adolescentes.

Una de las consecuencias del acné es que puede dejar cicatrices y marcas que nos acompañarán toda la vida, afortunadamente existen diversas técnicas de cirugía estética en Gijón para eliminar su presencia de nuestra piel.

Durante la adolescencia la presencia de acné puede afectar a los menores emocionalmente, ya que pueden sentirse acomplejados, viendo afectadas sus relaciones personales. En los casos de acné más severos es frecuente que aparezcan marcas en la piel, el 85% de estas cicatrices que aparecen como consecuencia de esta patología terminarán por convertirse en permanentes.

El mejor modo de prevenir la aparición de cicatrices es acudir a un médico para que estime la gravedad de la enfermedad, indicando al paciente el tratamiento más adecuado. Desde Clínica Barón queremos resaltar que las lesiones por acné pueden presentar diversas formas como nódulos o fístulas.

La presencia de cicatrices por acné suele tener una mayor incidencia en la zona facial, donde se localiza una mayor cantidad de glándulas sebáceas. En definitiva, el acné puede afectar tanto a hombres como a mujeres y, aunque es habitual su aparición durante la adolescencia, también puede desarrollarse en personas adultas. Desde nuestra experiencia como clínica de cirugía antiacné y estética en Gijón queremos destacar los siguientes tratamientos para eliminar las lesiones en la piel por acné.

  • Radiofrecuencia: Este tratamiento consiste en la estimulación térmica de la dermis, sin alterar la epidermis. Su aplicación se realiza mediante un terminal que transmite calor con el objetivo de desnaturalizar el colágeno y obtener su neosíntesis  mejorando el aspecto y la textura de la piel.
  • Cirugía: Debe aplicarse alrededor de los bordes que presenta la cicatriz, con el objetivo de liberar tejido fibroso y consiguiendo que la piel recupere su posición inicial, minimizando la incidencia de la depresión que presenta la zona de la cicatriz.
  • Peelings e infiltración de Ac. Hialurónico: Los peelings adelgazan el espesor de la piel liberando las células muertas de la capa cornea, y disminuyen la profundidad de las cicatrices crateriformes, mientras que las infiltraciones de hialurónico rellenan desde la profundidad de la dermis estos cráteres.
  • Láser fraccionado: Su aplicación fomenta la creación natural de colágeno, los resultados son visibles tras varias sesiones consiguiendo cierto alisamiento de la piel.