Sin duda, una de las cuestiones fundamentales que la medicina estética trata de abordar es el rejuvenecimiento facial. El ser humano rechaza los signos que el paso del tiempo deja en su piel y sueña con rejuvenecer su cutis y su aspecto. La solución pasa por conseguir una regeneración de la dermis, lo más natural posible, minimizando los surcos o arrugas. La clave está en devolver a la piel la elasticidad y tersura de la juventud, consiguiendo además que presente una iluminación adecuada. Se ha hablado mucho sobre los beneficios del ácido hialurónico, desde Clínica Barón queremos profundizar más sobre esta sustancia y sus beneficios para la piel. Cabe señalar que el ácido hialurónico se encuentra de manera natural en nuestra piel, se trata de un activo muy interesante para conseguir mejorar la apariencia de la dermis, por ello es ampliamente utilizado en diversos tratamientos.

Esta sustancia se obtiene principalmente en los laboratorios y su aplicación más frecuente es en forma de relleno facial. En cualquier caso, en el mercado se encuentran soluciones de ácido hialurónico con diferentes características y densidades para que cumplan diversas funciones:

  • Densidad baja:Suele aplicarse con el objetivo de minimizar el impacto que provocan las arrugas más superficiales o como tratamientos de hidratación para zonas localizadas. Su utilización será efectiva en las capas más superficiales de la piel.
  • Densidad media:Este formato es adecuado para aplicar rellenos faciales, para eliminar las arrugas o darle volumen a determinadas partes del ovalo facial, como los labios.
  • Densidad alta:De forma generalizada, esta solución se aplica para dar volumen a zonas como el mentón o los pómulos. En estos casos, su aplicación suele desarrollarse en capas más profundas de la piel con el objetivo de conseguir los resultados más naturales. Otra aplicación posible puede ser para realizar un tensado facial, para lo que será necesario aplicarlo en puntos clave de la cara.

Estas aplicaciones de ácido hialurónico son muy efectivas, mediante las mismas se consiguen resultados notables y, sobre todo, naturales. A la hora de someterte a uno de estos tratamientos faciales apuesta siempre por médicos especializados, que conozcan la técnica ya que la clave para conseguir los mejores resultados dependerá de la cantidad de sustancia inyectada.