La cirugía de aumento mamario es una de la intervenciones quirúrgicas más solicitadas en nuestro país. Es una intervención segura y da unos resultados muy satisfactorios, pero en ocasiones puede presentar a medio-largo plazo una complicación conocida como contractura capsular, que puede obligar a una segunda intervención. Los últimos estudios a nivel mundial indican que esta complicación puede estar relacionada con algún tipo de contaminación en el momento de la cirugía, por eso en las clínicas de mayor prestigio se utilizan los protocolos más avanzados para prevenirla. Esto incluye el tratamiento antibiótico durante una semana después de la intervención, y la mayor asepsia posible en el momento de introducir los Implantes mamarios.
En la Clínica Barón aplicamos estos protocolos a la hora de realizar una cirugía de aumento mamario. La prótesis mamaria solamente es manipulada por el cirujano principal, previo cambio de guantes quirúrgicos por unos nuevos, protección de la incisión con antiséptico y utilización de un dispositivo que permite la introducción del implante sin contacto con el exterior ni con la herida quirúrgica.
Otros estudios también parecen confirmar que la aplicación de ultrasonidos en el postoperatorio inmediato disminuyen la aparición de esta complicación tras una cirugía de aumento mamario, por lo que desde hace un tiempo también hemos adoptado este protocolo para dar la máxima calidad a nuestros pacientes.

A continuación os mostramos un vídeo de una cirugía de aumento mamario en el que se ve la aplicación de un estricto protocolo de seguridad para evitar la contaminación del implante mamario. El doctor Jesús Barón o la doctora Lourdes Cosío son las únicas personas a que manipulan la prótesis mamaría y el implante se introduce con un dispositivo que impide el contacto con el exterior y la herida.

Queremos avisar antes de la reproducción del vídeo, que la imágenes pueden resultar duras ya que, no deja de ser, una cirugía.