La rinoplastia es un procedimiento quirúrgico plástico común que tiene como función modificar el aspecto del apéndice nasal. Aunque, en nuestra clínica de cirugía estética, tenemos numerosos pacientes que se someten a una rinoplastia para mejorar sus problemas respiratorios. Este procedimiento es uno de los más demandados en este sector médico, tanto por sus repercusiones formales como funcionales.

Hay dos tipos de procedimiento a la hora de llevar a cabo una rinoplastia: cerrada o abierta. La primera, no deja cicatrices y no tiene incisiones exteriores, con lo que siempre es la mejor opción. La rinoplastia abierta, por el contrario, sí conlleva una incisión y se recomienda solamente para casos complicados o segundas intervenciones.

En estos casos, las preguntas más frecuentes son las siguientes:

¿Existen riesgos?

Cuando la operación está realizada por cirujanos plásticos cualificados como los de nuestro centro de cirugía estética facial en Gijón, las complicaciones son muy improbables.

¿Cuál es la mejor edad para someterse a esta operación?

La nariz se está formando hasta pasada la adolescencia, un período con muchos cambios físicos. Para que el aspecto de la intervención sea más armónico con el resto del rostro, lo mejor es esperar a llegar a la edad adulta. Así, los resultados finales de nuestra operación de rinoplastia, no variarán con el paso de los años.

¿Cuánto tiempo dura la operación de rinoplastia?

La intervención dura aproximadamente, entre una hora y 90 minutos.

Después de la cirugía, ¿existen muchas molestias?

Las molestias e inflamaciones son normales en estos casos. Pero suelen desaparecer a las dos semanas de la operación, coincidiendo con la retirada del taponamiento nasal y la férula que ponemos en Clínica Barón, para que la cicatrización se efectúe de manera correcta.

¿Qué precauciones hay que mantener después de la cirugía?

El paciente puede llevar una vida normal, manteniendo ciertas precauciones como evitar ejercicios violentos que aumenten la presión sanguínea durante cinco o seis semanas; eludir tomar el sol durante once semanas y extremar el cuidado a la hora de lavarse la cara o cuando se usen cosméticos. Hay casos en que el resultado definitivo tarda en apreciarse unos meses, la paciencia del paciente es fundamental en el proceso de recuperación.

Esperamos que le haya servido de ayuda nuestra publicación. Si tiene alguna otra duda que no venga reflejada en este artículo, está invitado a visitarnos a nuestra clínica en Gijón, estaremos encantados de recibirle. También puede contactarnos utilizando las vías de contacto disponibles en este sitio web, le asesoraremos sin compromiso.